Compre el Libro en línea en forma SEGURA!

Click Aquí para COMPRAR el libro

Prof. Lic. Hugo Landolfi

Filósofo

¿Educa la escuela de hoy?

¿Educa verdaderamente la escuela de hoy? ¿Ayuda a los alumnos a pensar por sí mismos? ¿Les enseña a desarrollarse y a crecer en la vida?

A los que somos padres nos desvela la educación de nuestros hijos. Les procuramos siempre las mejores escuelas con la esperanza de que allí reciban la mejor educación y que los prepare para el futuro. Tristemente, la mayoría de los padres no se han dado cuenta que las escuelas de hoy no son centros educativos sino centros de invalidez y adiestramiento.

• Más que ayudar a nuestros hijos a desarrollarse en la vida les genera hábitos que los mantendrán estancados en la misma.
• Más que ayudarlos a pensar por sí mismos los entrenará en no pensar y a solo repetir.
• Más que ayudarlos a tomar su vida en sus propias manos los transformará en dependientes de otros y en inválidos existenciales.

Por cierto, déjame presentarme: soy el filósofo Hugo Landolfi y hoy quiero hablarles de mi libro “Educación para la fragilidad”.
En mi libro y trato de demostrar algo muy simple pero importante:

Que la escuela de hoy NO educa a las personas, sino que las adiestra y las invalida.

Parece que estuviera exagerando con mis dichos, pero no lo estoy. Y le voy a demostrar el por qué:
• ¿Llamaría usted verdaderamente educativo a un sitio en el cual se ignore sistemáticamente lo que cada persona está llamada vocacionalmente a ser para imponerle desde afuera un modo de ser que no es el suyo propio?
• ¿Sería verdaderamente educativo un lugar donde, en vez de enseñar a pensar y a reflexionar por sí mismo, se enseñe a repetir ciega e irreflexivamente?
• ¿Y un sitio en el cual no se estimulen las reflexiones sobre las cuestiones más importantes de la vida humana sino que se traten temas completamente irrelevantes para la misma?
• ¿Y qué decir del sitio donde, en lugar de enseñarle a las personas a tomar su vida en sus propias manos, se las adiestre para que dependan siempre de otros?

Lamentablemente así funciona la escuela de hoy, como un centro de adiestramiento donde los alumnos:
1) No piensan sino que solo repiten irreflexivamente
2) No se hacen independientes y maduros sino dependientes e inválidos,
3) No reflexionan sobre las cuestiones más importantes de su propia existencia sino sobre cuestiones de dudosa importancia,
4) No se les enseña a tomar su propia vida en sus propias manos sino que se los hace dependientes.

En mi libro “Educación para la fragilidad” explico, en casi 350 páginas, cómo y porque sucede esto, y cuál es la solución. Explico por qué la escuela de hoy es un centro de invalidez y adiestramiento y no un centro genuinamente educativo. Y ayudo a quien quiera a tomar conciencia sobre esto a encontrar una solución.

También explico por qué, si usted delega en la escuela el desarrollo y crecimiento de sus hijos, estará cometiendo un acto de irresponsabilidad muy grande que terminará perjudicando a sus hijos.

¿Usted quiere perjudicar a sus hijos? Tal vez lo haga sin darse cuenta.

Lo invito a comprar y a leer este libro para ayudarlo a quitarse la máscara que cubre su rostro, la cual no le permite ver lo que la escuela de hoy en realidad es:

Un sitio donde ya no se educa sino donde se adiestra a seres humanos como si fueran animales y donde se los invalida para tomar su propia existencia en sus propias manos.